top of page
Search

Che Guevara #FraudesHumanas

Actualmente, Che Guevara es conocido por muchos como símbolo de libertad. Un gran héroe, líder y ejemplo, haciendo de su rostro una gran marca rentable.

Che Guevara nació en Rosario - Argentina y estudió Medicina en Buenos Aires - o según él, sí, ya que tanto tiempo después, aún no se encuentra ningún registro de esto.. Cuando viajó en moto por América del Sur con su amigo Alberto Granado, empezó a interesarse más por el socialismo e incluso (según de se dice) le decía “Santo” a Karl Marx.


En Guatemala, conoció a la peruana Hilda Gadea, de Alianza Popular Revolucionaria Americana, con quien se llegó a casar. Allí también conoció a los exiliados cubanos. En México conoció a Fidel Castro y, en ese entonces, Che Guevara ya era un revolucionario que deseaba la muerte de todos los americanos, quienes creía que eran el gran problema del mundo. Allí, también, fue invitado por Fidel a participar de los movimientos guerrilleros cubanos, donde fue entrenado a disparar con armas, rifles, ametralladoras, e incluso enseñado a fabricar bombas.


En 1959 la revolución había ganado. Che pasó a ser presidente del Banco Nacional de Cuba y ministro de Industria. Simultáneamente, perseguía a los opositores políticos, desafectos, o cualquiera que se atreviera a desafiarlo. Era él mismo quien disparaba a sus víctimas en el conocido “paredón”.



“¿Fusilamientos? Sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte” dijo Che Guevara en la Asamblea General de la ONU de 1964, siendo aplaudido. De acuerdo al “Libro Negro del Comunismo”, ocurrieron por lo menos 14 mil ejecuciones hasta el final de la década de 1960. Aún así, la revista Times lo eligió como una de las 100 personas más importantes del mundo en la categoría “Íconos y héroes”. Proporcionalmente, Fidel Castro y Che Guevara fueron responsables por más prisioneros políticos en sus primeros años en el poder que Stalin o Hitler. Confiscaron los ahorros y propiedades de 6,4 millones de personas, lo que resultó en el 20% de la población huyendo o intentando huir.


Che Guevara afirmaba que evidencias jurídicas eran detalles burgueses, y que las ejecuciones se daban por convicción revolucionaria. Aún así, fue invitado por Harvard a dar una conferencia.


Después de exitosa marcha sobre La Habana, Che Guevara entonces se mudó a la mansión más lujosa de allí (#CaviarDetected). Su antiguo dueño había sido condenado a fusilamiento (aunque logró escapar). El marxista Che comandaba el Banco Central de Cuba, destruyendo el pueblo cubano no solo a través de violencia, pero también por vías económicas.


Che Guevara fue responsable por los campos de concentración y trabajo forzoso en Cuba, destinados a personas vistas por el gobierno como delincuentes. Las personas que escuchaban rock americano eran parte de ese grupo, así como los gays. El decía que la homosexualidad era una inherencia contra la revolución, una decadencia burguesa. En el 2010, Fidel Castro admitió haber cometido una injusticia en contra de los gays, pero en Cuba, hasta hoy, los homosexuales no pueden manifestarse libremente. Incluso, en el 2019, la policía cubana interrumpió la marcha LGBT, lo que resultó en algunas prisiones.

Aquél que firmaba como “Stalin II” y afirmó que los húngaros que resistieron a la esclavitud, luchando por su libertad, eran “fascistas y agentes de la CIA”, tuvo un triste pero coherente fin. Humberto Fontova, comentarista político cubano y autor del libro “Exponiendo al verdadero Che Guevara: y los idiotas útiles que idolatran”, tuvo la oportunidad de entrevistar a los agentes de la CIA responsables por la captura de Guevara, quienes revelaron que el mismo Fidel Castro, su mentor, a través del Partido Comunista de Bolivia, fue quien constantemente informaba a la CIA sobre su ubicación. “Ni siquiera una aspirina”, era la instrucción del líder máximo de Cuba, Castro, a sus camaradas bolivianos. Es decir, aunque Che se quejara de un simple dolor de cabeza, no lo ayudarían ni siquiera con una aspirina.

"¡No disparen! ¡Soy el Che! ¡Valgo más para ustedes vivo que muerto!", dijo él en su captura. En las palabras de Fontova: “¿quién debería tener la cara expuesta en las camisetas de los jóvenes a los que les gusta fantasear, imaginarse rebeldes, valientes y adoradores de la libertad?”

82 views0 comments

Comments


Post: Blog2_Post
bottom of page