top of page
Search
  • Writer's pictureDaniela Ibáñez

¿Las PASO pueden ayudarnos a tener mejores candidatos?




Actualmente la Comisión de Constitución encabezada por la congresista de Fuerza Popular, Martha Moyano, está debatiendo sobre retroceder en la reforma que se implementó en el referéndum del 2018 encabezado por Martin Vizcarra. Esta medida está siendo criticada debido a que supondría volver a un sistema mediante el cual los partidos tenían mayor discreción sobre como realizaban las primarias.


Las PASO ofrecen algunos beneficios en teoría: al realizarse con muchos meses de anticipación antes de la primera vuelta electoral, se permite que la ciudadanía y la prensa tengan más tiempo para informarse de las distintas opciones electorales. También podrían tener un carácter predictivo, actuando como una primera vuelta adelantada que ofrece una visión temprana de las tendencias electorales. Además, las PASO motivarían la reducción de la fragmentación dentro de los espacios ideológicos si se buscan alianzas para superar el umbral mínimo de votos necesarios para pasar a la siguiente fase electoral.


Los defensores de las PASO han resaltado que serían un mecanismo para descentralizar el poder de los partidos y hacerle una afrenta a las cúpulas partidarias que determinan las candidaturas. Sin embargo hay estudios que retan esta concepción. Se ha estudiado el caso Argentino, el cual tiene esta naturaleza y se encuentra que el sistema deviene en la concentración de la oferta electoral dentro de los partidos. Hay que recordar que este sistema fue promovido por los kirchneristas, en un afán de disimular apertura, pero a través del tiempo se ha mostrado que han logrado colocar fichas electorales de su preferencia. 


Además de ello, las PASO tienen una consecuencia bastante perniciosa y es que se debilita la cohesión partidaria al fomentar la división dentro de los partidos por la naturaleza conflictiva del proceso. Esto podría generar que los partidos vayan debilitados hacia la primera vuelta, tal como sucedió por ejemplo en la centro derecha argentina con la división entre Bullrich y Larreta. Además de ello se debilita la cohesión partidaria, al motivar la migración hacia otros partidos de los sectores derrotados y el surgimiento de candidaturas alternativas podría debilitar las fuerzas más organizadas dentro de los partidos, disminuyendo la lealtad partidaria. 


Otro factor que también se ha dejado de lado en el análisis de la agenda pública, es que el voto de elementos foráneos a los partidos políticos también puede alterar la natural inclinación del partido. Por ejemplo, un votante de Perú Libre podría buscar votar en las internas de Fuerza Popular con tal de beneficiar al contendor más débil en miras hacia la primera vuelta y viceversa. Esto debilita a los partidos políticos en por lo menos dos maneras: (1) Las candidaturas más fuertes pueden ser boicoteadas por sus opositores en esta fase temprana y (2) parte de la fuente de lealtad del ganador de las  primarias estaría fuera de su propio partido político lo cual genera distorsiones en tanto a la legitimidad del mandato.


También se ha argumentado que las PASO motivan las alianzas políticas debido a que se genera un incentivo para cooperar para así poder superar la valla electoral. Sin embargo estas alianzas ciertamente son artificiales porque se descomponen fácilmente tras la realización de la elección, especialmente con el sistema peruano, por ejemplo, que está muy acostumbrado al transfuguismo en el Legislativo. Por lo tanto, mientras que los partidos concentran sus esfuerzos en buscar alianzas en una primera fase electoral, se debilita lo que podría ser la coordinación interna. 


Por último, las PASO podrían generar lo que son costos fiscales innecesarios dado, especialmente, el alto nivel de abstención que existe. Como resalta Mauricio Mulder del APRA, las primarias ya se intentaron en el Perú y nadie fue a votar. En las primarias del 2020 la abstención de los afiliados de los partidos políticos ascendió al 91% a nivel nacional. 


En general, se puede decir que las PASO definitivamente generan bastantes daños colaterales al sistema de partidos y que los beneficios citados por algunos líderes de opinión han sido retados en la práctica en experiencias internacionales. Urge un debate más amplio sobre el tema. 


Fuente:

21 views0 comments
Post: Blog2_Post
bottom of page